ESPAÑOL
@Mail.ru


Nailya Yákovleva
Ph.D. (Historia)
Instituto de Latinoamérica


LAS VISITAS DE MÁS ALTO NIVEL: DE CARA AL FUTURO
(El rol de la diplomacia presidencial)

 

Por más paradójico que parezca, los primeros cien años en la historia de las relaciones bilaterales de Rusia y Argentina se desarrollaron sin encuentros a nivel supremo. Ningún jefe de Estado, tanto ruso como argentino, desde que fueron establecidas las relaciones diplomáticas en 1885, halló suficientes fundamentos y posibilidades para superar la considerable distancia que separa a nuestros países.


Pero en los últimos 25 años, a raíz de los cambios internos en ambas Naciones, se manifestó una intensificación de las relaciones políticas y del diálogo bilateral. Entre los cambios más importantes que tuvieron lugar, debemos destacar la existencia de los sistemas democráticos en los dos países y la llegada de nueva generación de políticos. En ambos países asumieron el poder líderes políticos más activos y abiertos al mundo. Esta circunstancia de no poco peso, a la par con razones de carácter económico, propició el inicio del diálogo directo de mandatarios supremos, primero de la URSS, luego de Rusia, con los de Argentina, durante las visitas oficiales.


Los primeros pasos en este sentido fueron emprendidos por la parte argentina. A los tres años de haberse restablecido en Argentina el gobierno democrático, en 1986 tuvo lugar la visita del presidente Raúl Alfonsín a la URSS, y ya en 1990 el nuevo presidente Carlos Menem eligió esta dirección en su gira extranjera, demostrando el interés de su gobierno en fomentar las relaciones con nuestro Estado. Luego del desmoronamiento de la Unión Soviética, en diciembre de 1991 la Federación de Rusia fue reconocida por el gobierno argentino como Estado sucesor de la URSS. En 1998, C. Menem, por segunda vez reelecto presidente, repitió su visita, testimoniando así el deseo real de incrementar la colaboración con la nueva Rusia democrática. Durante esas tres importantes visitas fue creada una sólida base contractual jurídica de cooperación, se firmaron 17 acuerdos. En particular, suscribieron el importantísimo documento: Acuerdo sobre las Bases de las Relaciones entre la República Argentina y la Federación de Rusia, fundamento de las actuales relaciones bilaterales.


Las visitas de los presidentes y la base contractual creada impulsaron la ampliación del espectro de relaciones bilaterales, intensificaron los contactos políticos, científicos y culturales, coadyuvaron a establecer la comunicación aérea directa: los vuelos regulares de Aeroflot unieron sólidamente a Moscú y Buenos Aires. Pero en los años 1990, en el contexto de las reformas neoliberales de ambos países, decayó el volumen comercial recíproco. Los viejos esquemas de interacción económica dejaron de funcionar y fue evidente que las relaciones de Rusia con Argentina se desarrollaban por inercia, necesitaban renovación y reestructuración.


A mediados del primer decenio del nuevo siglo surgieron condiciones propicias para impulsar la cooperación ruso-argentina. Rusia superó las duras consecuencias del default de 1998 y empezó a incrementar acentuadamente su potencial económico. Argentina, por su parte, después de la profunda crisis de 2001-2002, cambió el modelo de desarrollo socioeconómico, tomó la vía de modernización y diversificación de su economía. Ambos países ampliaron significativamente el diapasón de sus relaciones exteriores y afianzaron las posiciones en los mercados mundiales. Gran significado tuvo el hecho de que tanto Rusia como Argentina se fortalecieron en el aspecto financiero y dejaron de ser deudores internacionales.


En 2006 tuvo lugar la visita del Ministro de Asuntos Exteriores ruso Serguéi Lavrov a Buenos Aires, sucedida de misiones comerciales, encuentros y reuniones en el marco de foros internacionales. La intención de ambos gobiernos fue fortalecer la coordinación de posiciones y fomentar los intercambios comerciales. El enorme potencial de cooperación multilateral y su conveniencia recíproca se hacían cada vez más evidentes. Los ministerios de relaciones exteriores de los dos países revisaron todos los acuerdos bilaterales suscritos y como resultado de ese trabajo firmaron el Protocolo entre el Gobierno de la República Argentina y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre la Vigencia de los Acuerdos Suscriptos por la República Argentina y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.


Así fue creada la base de la nueva etapa de relaciones. Aunque para el auténtico impulso faltaban dos componentes: la decisión estratégica de los gobiernos de intensificar el diálogo entre los países y los encuentros personales de sus mandatarios supremos, la realización de la diplomacia presidencial tan a menudo fructífera. Catalizadores del desarrollo fueron los cambios de la situación política interna en ambos países y la necesidad de su nueva promoción en la arena internacional.


En diciembre de 2008 tuvo lugar la visita oficial de la Presidente de la República Argentina a Rusia. Cristina Fernández de Kirchner es la primera jefa del Estado argentino que viajó a Rusia durante el último decenio. La visita transcurrió cuando ambos países buscaban nuevas formas y nueva calidad de asociación, intentaban salir de la órbita de relaciones y mercados tradicionales a espacios comerciales e inversionistas más promisorios.  En este viaje la primera mandataria argentina acudió acompañada por funcionarios de primera línea: por el Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto Jorge Taiana, Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios Julio De Vido, Ministra de Producción y Turismo Débora Giorgi, gobernadores de las Provincias de Mendoza y Santiago del Estero Celso Jaque y Gerardo Zamora, así como por una delegación importante de empresarios argentinos, entre ellos el Presidente del Consejo Empresario Argentino-Ruso (CEAR) Antonio Estrany y Gendre, Vicepresidente del CEAR, presidente de Corporación América Eduardo Eurnekián, presidente de Bridas Corporation Carlos Bulgheroni, presidente de ENARSA Ezequiel Espinosa, presidente de la Unión Industrial Argentina Juan Carlos Lascurain (1) que buscaron estrechar los lasos con Rusia y firmar los acuerdos comerciales.


9 de diciembre Cristina Fernández de Kirchner se reunió con el Primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, en la primera actividad de la visita oficial.  La reunión con V. Putin se realizó en la Casa de Recepciones del gobierno ruso con la participación de cinco funcionarios de cada Gobierno. Durante el encuentro, que arrancó abierto para la prensa, los dirigentes confirmaron su intención de eliminar en el futuro próximo los visados tanto para los rusos que visiten la Argentina como para los argentinos que viajen a Rusia.  En línea con el objetivo que la llevó en visita oficial a Rusia, Cristina Fernández de Kirchner planteó la importancia de mejorar la relación bilateral con ese país. "Es necesaria una articulación de las relaciones entre Argentina y Rusia", aseguró la Presidente durante la audiencia de casi una hora con el Primer ministro ruso. La jefa del Estado argentino aprovechó el encuentro para agradecer a Vladímir Putin el apoyo al reclamo argentino por la soberanía sobre las Islas Malvinas y para hacerle una invitación visitar la Argentina. Nuestras relaciones económicas siguen desarrollándose de manera positiva, crecieron cinco veces en los últimos años, recordó a su vez el Primer ministro de Rusia y habló de las oportunidades nuevas que se abrían en campos de común interés como la energía nuclear.


El 10 de diciembre, Cristina Fernández de Kirchner fue recibida en el Kremlin por el Presidente Dmitri Medvédev. Las relaciones de Rusia y Argentina se desarrollan brillantemente, pero hay que aportarles cierta dinámica, declaró el Presidente de la Federación de Rusia durante las negociaciones con la Presidente de Argentina, elevarlas a tal nivel que corresponda al potencial económico y humano de Rusia y Argentina. Los líderes de ambos países señalaron la necesidad de ampliar las formas de cooperación. Además del intercambio comercial propiamente dicho, manifestó el jefe del Estado ruso, debemos impulsar la cooperación entre nuestras compañías, crear empresas conjuntas (2). Al concluir las negociaciones, los mandatarios firmaron la Declaración Conjunta de la República Argentina y de la Federación  de Rusia de Establecimiento de Relaciones de Asociación Estratégica.


Ambos presidentes expresaron su profunda preocupación ante la crisis económica y financiera actual internacional y coincidieron en que su solución requiere de una seria reforma del sistema monetario y financiero mundial, de forma de establecer un orden multilateral justo y estable que promueva el desarrollo sustentable y contribuya a la reducción de las desigualdades sociales. Los jefes de Rusia y Argentina se pronunciaron a favor de avanzar en la reforma de los organismos financieros internacionales, con el firme propósito de dotarlos de una mayor operatividad y eficiencia. Los mandatarios reafirmaron su intención de profundizar el diálogo político ruso-argentino en el marco bilateral y multilateral, con el fin de promover los intereses comunes en la arena internacional, reiteraron la importancia de consolidar los lazos políticos, sociales y económicos entre el MERCOSUR y la Federación de Rusia. Una declaración de asociación estratégica dio el marco político a esta visita.


Los presidentes de ambos países expresaron su satisfacción por el crecimiento del comercio bilateral, señalaron la importancia del intercambio de visitas a nivel público y privado y de los contactos empresariales regulares para aprovechar las oportunidades de cooperación económica, incluyendo entre estos los de las diferentes regiones de la Federación de Rusia y las provincias de la República Argentina, así como los de las ciudades de ambos países, particularmente en materia de comercio e inversiones.


Tras la audiencia con el Presidente ruso en el Kremlin C. Fernández de Kirchner dio un discurso en el que aprovechó una tribuna internacional para arremeter contra los países centrales a los que volvió a responsabilizar por la crisis económica mundial y criticó el modelo de relaciones internacionales. "Hasta ahora, las relaciones se daban en términos de subordinación. Es decir, los países centrales imponían políticas económicas y de seguridad que acataba el resto. Tenemos que sustituir la subordinación por la cooperación para abordar relación entre Estados a escala mundial", subrayó la jefa del Estado Argentino (3).


Hablando de las relaciones bilaterales con Rusia la Presidente destacó la necesidad de "afianzar la relación estratégica" con Moscú. "La profundización de la relación con Rusia debe darse en el marco de un nuevo concepto de relaciones internacionales tanto en lo político como en lo económico. Esto que estamos haciendo tiene que ver con una nueva forma de entender la asociación entre países. En un mundo cada vez más multipolar y multilateral es necesario reformular las reglas monetarias, económicas y de seguridad internacional", afirmó la jefa del Estado argentino (4).


Durante las negociaciones celebradas fueron confirmados los lineamientos principales de la cooperación bilateral: energética, empleo pacífico del átomo, desarrollo de la infraestructura, prospección geológica, establecimiento de relaciones interbancarias. En total fueron sellados 8 acuerdos. Entre ellos llamó la atención el Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina y el Ministerio de Energía de la Federación de Rusia sobre Cooperación en la área energética que firmaron el ministro de Planificación Julio De Vido de parte de la empresa estatal argentina ENARSA y otra privada Pobater y Vaguit Alekperov (presidente de la empresa LUKOIL). Según explicó el Ministro de Planificación Federal Julio de Vido se trata de un convenio marco amplio, que, en particular, prevé la posibilidad de suministros de productos petrolíferos a la Argentina.


Además fueron sellados la Declaración Conjunta del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina y de la Corporación Estatal de Energía Atómica ROSATOM de la Federación de Rusia sobre Cooperación en el ámbito del uso pacífico de la energía nuclear; el Memorando de Entendimiento entre la Unión de Industriales y empresarios de Rusia (UIER) y la Unión Industrial Argentina (UIA); el Convenio entre la Cámara Argentina de Comercio y la Cámara de Comercio e Industria de la Federación de Rusia sobre Cooperación en la Esfera de Arbitraje Comercial; Memorando de Entendimiento y Cooperación entre el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) de la República Argentina y el Banco ruso de Desarrollo de las Regiones, etc. (5)


Durante su visita la Presidente de Argentina además que fue acompañada de ministros clave encabezó la misión comercial multisectorial de diversas provincias, que incluyó a casi 100 representantes del business argentino. En el marco de la visita se llevó a cabo la 5ª Reunión conjunta de los Consejos Empresarios Ruso-Argentino (CERA) y Argentino-Ruso (CEAR), en la cual participó el Canciller Jorge Taiana. Asimismo tuvo lugar el Seminario económico organizado por la parte argentina y denominado Oportunidades del comercio, inversiones y cooperación económica entre la República Argentina y la Federación de Rusia, que fue clausurado por la Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner.


Al hablar ante empresarios argentinos y rusos la jefa del Estado Argentino resaltó que "al mundo no le ha ido bien con la visión unipolar aparecida en 1989" y destacó que en la actualidad "los Estados y los gobiernos recobran un espacio que se creyó debía ser abandonado en pos de la autorregulación de los mercados". "Es necesario alcanzar tanto en la política como en los negocios un mundo multipolar como otra forma de afianzar las relaciones entre países, en este caso entre Rusia y la Argentina", manifestó la Presidente. Además planteó, igual como en una reunión con el Primer Ministro ruso Vladímir Putin, la importancia de mejorar la relación bilateral con Rusia. El intercambio entre ambos países se ha incrementado notablemente y precisamente nuestra visita apuesta a profundizar, diversificar y aumentar este intercambio que no sólo debe ser de carácter comercial", sostuvo C. Fernández de Kirchner (6).


En el marco del seminario se celebró una ronda de dos jornadas de negociaciones comerciales entre ejecutivos argentinos y rusos, que comprendieron más de 400 encuentros. Tales rondas se vienen efectuando a lo largo de varios años y cabe señalar el notorio aporte a su organización y al desarrollo de los vínculos comerciales bilaterales que prestan los colaboradores del Instituto de Latinoamérica, Academia de Ciencias de Rusia (ILA-CONSULTING).


La visita de Cristina Fernández de Kirchner ayudó a crear una atmósfera de confianza recíproca a nivel presidencial y en el ambiente de negocios. La parte rusa está interesada en estructurar un balance comercial más simétrico, en alcanzar resultados concretos, en sellar contratos que permitan a nuestras corporaciones afianzarse en la energética del país sudamericano. La parte argentina manifestó su satisfacción por la visita realizada. Para el Canciller Jorge Taiana, los resultados de la visita a Rusia fueron incluso mejores de los previstos, según lo declaró al volver del viaje con la comitiva presidencial. El Canciller definió a la Argentina como un global trader, que comercia con muchísimos países del mundo, tanto con sus commodities tradicionales como con sus productos industriales (7).


La decisión adoptada durante las conversaciones de Moscú de profundizar el diálogo ruso-argentino sobre cuestiones internacionales, así como el desarrollo de las relaciones bilaterales permitió impulsar la cooperación entre ambos países y avanzar en la construcción de las relaciones de asociación estratégica. En el marco de los acuerdos firmados luego de aquel viaje de la Presidenta C. Fernández de Kirchner, la Argentina y Rusia establecieron la supresión de visas para ciudadanos de ambos países (Ver: El Acuerdo intergubernamental sobre viajes sin Visas para los ciudadanos de ambos países firmado en el mes de marzo de 2009).


En 2009, los dos países siguieron cooperando a nivel internacional, particularmente en el marco de los G20, durante las cumbres anticrisis de Gran Bretaña (Londres, 1º de abril de 2009) y EE.UU. (Pittsburg, 24-25 de septiembre de 2009). Y continuaron el diálogo político. En su fundamento consonancia y afinidad de enfoques de los dos países hacia los problemas clave de contemporaneidad, a favor de su resolución sobre una base de multilateralidad, supremacía del Derecho Internacional, afianzamiento del papel principal de la ONU en asuntos mundiales, destacó el Embajador de Rusia en la República Argentina Yuri Korchaguin en su conferencia en el Instituto de Servicio Exterior de Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina (ISEN) (8).


La Embajada de la Federación de Rusia en Argentina y la Casa de Rusia en Buenos Aires, cual es la Representación de la Agencia Federal para los Asuntos de Colaboración con la Comunidad de Estados Independientes, Compatriotas en el Extranjero y Cooperación Humanitaria Internacional (Rossotrudnichestvo) en Argentina (Paraguay y Uruguay), contribuyen por todos los medios al desarrollo de las relaciones culturales y científicas, a los contactos humanitarios, realizan una labor activa ilustradora y propagandística con los compatriotas rusos que viven en la Argentina y con los argentinos que sienten interés por nuestro país (9).


Pese a las secuelas de la crisis económica mundial y su influencia negativa en la economía de ambos países, se dan pasos para fortalecer las relaciones económicas-comerciales. Como señalaba el titular de exteriores ruso Serguéi Lavrov, América Latina, comprendida la Argentina, hoy día no sólo es proveedora de materias primas, productos agrícolas y de la industria ligera sino que es asimismo un socio prometedor en la cooperación inversionista, la energética, los sectores espacial y nuclear y en el ámbito  técnico-militar. Las compañías rusas manifiestan un creciente interés por trabajar en el mercado latinoamericano. Entre ellas figuran los líderes del negocio ruso: RUSAL, LUKOIL, GAZPROM, RZnD y otras (10). Sin lugar a dudas, al fomento de la cooperación contribuyen los diálogos entre primeros mandatarios, cuyos contactos personales facilitan el diálogo de las Naciones, aceleran la interacción de las estructuras estatales y de negocios.


En los años 1990 y comienzos de los 2000 más de una vez visitaron la Argentina delegaciones integradas por altos dignatarios rusos. En 2007, por ejemplo, estuvo el Primer ministro Mikhail Fradkov. Pero ningún jefe de Estado ruso llegó a este país sudamericano. La desproporción reinante en el historial de visitas presidenciales fue superada en 2010.


El 14 de abril 2010 tuvo lugar la primera visita oficial en la historia de las relaciones argentino-rusos de un máximo jefe del Estado ruso a las orillas del Río de la Plata. Dmitri Medvédev se convirtió así en el primer mandatario ruso que visitó a la Argentina, incluido el período de la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas.


La visita se realizó en el año, cuando se celebraba el Centésimo Vigésimo Quinto Aniversario del Establecimiento de las Relaciones Diplomática Bilaterales. Además, la adquiere la importancia simbólica al producirse en el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo. El Presidente de la Federación de Rusia efectuó una visita oficial a la Argentina en respuesta a la invitación que le cursara la Presidente Cristina Fernández de Kirchner en ocasión de su viaje a Moscú en diciembre de 2008 y estuvo acompañado por un importante número de funcionarios y empresarios de su país. En sus primeras horas en el país sudamericano el mandatario ruso dejó inaugurado, junto al canciller argentino, el Seminario Económico sobre Oportunidades y Negocios entre la Federación de Rusia y la República Argentina. Jorge Taiana destacó que su país quiere fortalecer el intercambio comercial con Rusia, y subrayó que uno de los objetivos que se plantearon los presidentes de ambos Estados cuando se reunieron en Moscú fue duplicar, en unos años, el comercio bilateral. A su vez, señaló que ambos países trabajarán en el rubro de inversiones, y que Argentina apoyará fuertemente la solicitud de ingreso de Rusia a la OMC. 


Después Dmitri Medvédev se reunió con la Presidente argentina, con quien abordó diversos temas vinculados a la evolución de la relación bilateral. Al concluir las negociaciones ambos mandatarios refrendaron una Declaración Conjunta de los Presidentes de la Federación de Rusia y la República Argentina en el Año del Bicentenario de la Revolución de Mayo y el Centésimo Vigésimo Quinto Aniversario del Establecimiento de las Relaciones Diplomática Bilaterales que fortalece las bases del Acuerdo de Asociación Estratégica bilateral firmado a finales de 2008. Ella dice, en particular: El establecimiento, el 22 de octubre de 1885 de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Argentina dio inicio al desarrollo sucesivo y al perfeccionamiento cualitativo de las relaciones bilaterales en las esferas política, económica, científico-técnica, cultural y humanitaria, manifestada, particularmente, en la serie de acuerdos bilaterales suscritos a lo largo de la historia general, que contribuyeron al progreso de sus sociedades (11). 


En dicha declaración, los presidentes acordaron entre otros temas: a) intensificar el diálogo sobre los problemas internacionales; b) continuar con la supervisión del cumplimiento del Plan de Acción para el establecimiento de relaciones de Asociación Estratégica entre las partes; c) impulsar la cooperación en el ámbito de la ciencia, la tecnología y la innovación productiva; d) incentivar, diversificar y equilibrar el intercambio comercial bilateral; e) realizar proyectos conjuntos en áreas como alta tecnología, energía atómica para fines pacíficos, actividades espaciales, energía y transporte; f) fomentar la cooperación en lo referido a la aplicación plena y eficaz de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, hasta, inclusive y más allá de 2012; g) trabajar para concluir un acuerdo climático jurídicamente vinculante; h) coordinar posiciones con miras a reformar la arquitectura financiera y económica global, ajustándola a las nuevas realidades económicas; e i) profundizar la relación política, social y económica del MERCOSUR con la Federación de Rusia (12).


Durante las negociaciones estudiaron problemas vinculados con la superación de la crisis financiera mundial, la posibilidad de ampliar la interacción de Rusia con las asociaciones integracionistas de la región, así como cuestiones de colaboración bilateral


Pero lo fundamental, claro, era la complementación material de la visita. Las negociaciones con la Presidente C. Fernández de Kirchner y los documentos sellados en Buenos Aires refrendaron el amplio abanico de relaciones bilaterales creadas y los lineamientos más promisorios de cooperación en un futuro cercano. Los presidentes analizaron el cumplimiento del Plan de acción para Establecimiento de  Relaciones  de Asociación Estratégica, aprobado el 23 de septiembre de 2009 por encargo de ambos, que estipuló las tareas reales concretas para la consecución de diferentes objetivos en las esferas de interacción política, comercial-económica, inversionista, técnico-científica, técnico-militar, altas tecnologías, jurídica, cultura, educación, deporte, turismo, contacto entre la gente y entre sujetos de la Federación de Rusia y las provincias de la República Argentina. Además, los líderes de ambos países confirmaron la intención de coadyuvar a la cooperación en los esferas de la ciencia, tecnologías e innovaciones productivas, expresaron la aspiración de contribuir al pleno cumplimiento de los acuerdos bilaterales vigentes, estimular el funcionamiento de los mecanismos creados para ese fin, así como la actividad de otros participantes estratégicos de interacción en dadas esferas.


El paquete de acuerdos firmados en Buenos Aires comprendió los siguientes temas principales, de interés recíproco prioritario (13):


- cooperar en la esfera del empleo pacífico de la energía atómica, comprendida la posible participación de estructuras productivas de la entidad estatal rusa Rosatom en la construcción de la cuarta central atómica argentina Atucha III (Acuerdo sobre Lineamientos de Cooperación entre el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina y la Corporación Atómica Estatal Rosatom de la Federación de Rusia para uso pacífico de la energía atómica);


- cooperar en la esfera satelital (el Memorando de Entendimiento entre la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) de la República Argentina y la Agencia Federal del Espacio de la Federación de Rusia (ROSCOSMOS) en el campo de la utilización y desarrollo del Sistema Satelital Global de Navegación GLONASS);


- cooperar en la esfera del transporte ferroviario, planear la participación de la empresa rusa en la modernización de los ferrocarriles argentinos (el Memorando de Cooperación entre la Secretaría de Transporte de Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina y la empresa Ferrocarriles Rusos SA para la modernización de las líneas férreas nacionales argentinas);


- participación de los científicos rusos en  exploraciones geológicas de yacimientos de hidrocarburos y minerales útiles sólidos en el territorio de Argentina (el Acuerdo para la Cooperación en la Investigación Geológica, Minera e Hidrocarburífera entre el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) adjunto al Secretaria de Minería de Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina y el Instituto de Investigación Científica de la Geología de la Federación de Rusia);


- intención de cooperar en la esfera de la economía forestal (el Memorando de Entendimiento para la Forestación entre el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la República de Argentina y la Agencia Federal de la Industria Forestal del Ministerio de la Agricultura de la Federación de Rusia);


- Labor modernizadora en la provincia Buenos Aires (el Convenio de intenciones entre el gobierno de la provincia de Buenos Aires de la República Argentina  y la empresa rusa NPO Saturn S.A. sobre la cooperación para la modernización de la Central Termoeléctrica 9 de Julio de Mar del Plata);


- fomentar la interacción en las esferas de cultura, educación y deporte.


Además de eso fue suscrito un memorando de intenciones sobre la firma de un contrato de suministro de dos helicópteros rusos MI-171 E para el Ministerio de Defensa de Argentina, y también un convenio de cooperación entre entidades empresariales de ambos países.


A modo de definir las relaciones con Argentina, el Presidente ruso Dmitri Medvédev señaló que: "durante la visita han sido firmados numerosos documentos que son la confirmación del nivel de cooperación de los ámbitos en los que quisiéramos centrarnos"... "hay muchos aspectos además de la economía, como los temas humanitarios y cultura, que son esenciales para nuestra cooperación" (14). Manifestando interés en ampliar la cooperación de negocios, el mandatario ruso participó en un encuentro de representantes de principales empresas y bancos rusos y argentinos, donde intervino con un discurso programático. Nosotros, - subrayó el Presidente de Rusia, - estamos muy cerca de la realización concreta de proyectos promisorios en esferas de altas tecnologías como átomo pacífico, cosmos e infraestructura energética y de transporte. Aquí, de nuestra parte asisten ejecutivos de grandes compañías rusas, estatales y privadas. Ya tenemos ejemplos fructíferos de cooperación en la esfera energética. Hoy día, la cuarta parte de la energía eléctrica argentina es producida con turbinas rusas (15).


Los círculos diplomáticos internacionales prestaron atención a las palabras de Dmitri Medvédev de que Rusia ha vuelto a América del Sur, que lo hizo con bastante energía y que ahora promueve activamente las relaciones con los socios latinoamericanos. Eso demuestra, citaron los medios de información al Presidente de Rusia, que la posición rusa respecto a América Latina cambió. Nosotros consideramos que aquí viven nuestros amigos, nuestros cercanos, con quienes quisiéramos desarrollar la más estrecha colaboración (16).


Las negociaciones demostraron que la interacción ruso-argentina sale al nivel de realización conjunta de grandes proyectos de negocios en sectores clave de la economía. Además, Rusia ofrece sus tecnologías no sólo de energética, donde ya tiene notables resultados, sino también en esferas como transporte ferroviario (la mitad de los ferrocarriles argentinos está prácticamente destrozada), exploración de la Antártica, donde se necesitan rompehielos y helicópteros rusos, exploración del espacio, empleo pacífico de la energía atómica. Como subrayó D. Medvédev, la llegada de la compañía ROSATOM al mercado argentino atraerá miles de millones de dólares que deberán ser invertidos en la creación de los correspondientes bloques energéticos y en el fomento de la infraestructura. Amén de que tales proyectos crean el llamado efecto multiplicador, es decir, permiten impulsar ramos conexos, crear nuevas producciones y puestos de trabajo. 


Durante dos últimas visitas de los presidentes ambos países celebraron en total 21 acuerdos bilaterales. Con este cantidad Rusia se convierte en el país extra-regional con más acuerdos firmados con Argentina, el doble de los firmados con España (10 acuerdos), el triple que aquellos suscritos con los Estados Unidos (7 acuerdos), y cinco veces más que aquellos con China. Analizando el contenido de los acuerdos firmados parece que Rusia está interesada en primer término invertir capitales en el campo energético e importar de Argentina la producción ganadera. Pero en realidad ambos países pudieron alcanzar la cooperación estratégica en las altas tecnologías, en particular, en las esferas de desarrollo pacífico de energía nuclear y de cooperación satelital, afirma el analista argentino Rosendo Fraga (17). En ambos campos Argentina es el país más desarrollado de la región y Rusia es uno de los países más desarrollados del mundo.


La coincidencia de las posiciones sobre los problemas internacionales, el crecimiento de las similitudes en el desarrollo de la política interior de ambos países, los intereses comerciales mutuamente ventajosos y metas estratégicas - todo esto puede contribuir en el futuro al avance esencial de las relaciones bilaterales.



1. http://www.argentina.mid.ru/ESP/InfoDeEmbajada/38.html
2.
http://www.kremlin.ru/text/appears/2008/12/210429.shtml
3. La Nación, 10.12.2008.
4.
http://www.kremlin.ru/text/docs/2008/12/210415.shtml
5. http://www.old.ilaran.ru/?n=590
6. La Nación, 9.12.2008.
7.
http://www.ecadi.com.ar/noticia_desarollada.php?id=74
8.
http://www.argentina.mid.ru/ESP/InfoDeEmbajada/27.html
9.
http://www.argentina.mid.ru/rus/InfoDeEmbajadaR.html ; http://www.casaderusia.org/
10. http://www.argentina.mid.ru/rus/InfoDeEmbajada/142..html
11. http://news.kremlin.ru/ref_notes/523
12. http://www.inai.org.ar/sitio_nuevo/boletin_i.asp?n=93
13. http://news.kremlin.ru/ref_notes/522
14. http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=2712-D-2010
15. http://www.1tv.ru/owa/win/15.04.2010
16. Ibídem.
17. Nueva Mayoría, 20.04.2010.

 

    ESPAÑOL
Copyright © 2005