ESPAÑOL
@Mail.ru

Yuri Korchaguin
Director del Departamento Latinoamericano
del Ministerio de Asuntos  Exteriores de Rusia,
Embajador Extraordinario y Plenipotenciario,
Embajador  de  Rusia en Argentina en 2004-2009


RUSIA Y ARGENTINA RUMBO A LA ASOCIACIÓN ESTRATÉGICA

 

Abordando el tema de los contactos políticos entre dos países, se suele partir de un evento en la

historia de sus relaciones bilaterales que podría servir de referencia para armar un ensayo, artículo o

simplemente para dar una charla. En éste sentido, las relaciones ruso-argentinas presentan un campo tan

fructífero que no hay necesidad de penetrar en la historia, basta con remitirnos al presente año, no

más, el cual está sobrecargado de eventos, los cuales, de una u otra manera, unen a Rusia y Argentina.

No obstante, lo más apropiado, pues, sería remitirnos a los documentos oficiales.


Citaré la Declaración conjunta firmada por los presidentes de ambos países como resultado de la visita

oficial de Dmitri A. Medvédev a Argentina de 14 de abril de 2010. La Presidente de la República

Argentina Cristina Fernández de Kirchner y el Presidente de la Federación de Rusia Dmitri A. Medvédev,

en el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo en Argentina y del 125 Aniversario de relaciones

entre la República Argentina y la Federación de Rusia.... declaran lo siguiente... La celebración del

Bicentenario de la Argentina ofrece una excelente oportunidad para recordar los lazos históricos que

unen a los pueblos argentino y ruso.


Es cierto, que los primeros contactos políticos entre nuestros países se remontan aún al siglo I. En

aquel entonces, Rusia buscaba formas de ampliar relaciones con América Latina y en 1885 el Ministerio de

RR. EE. de Rusia dio una disposición directa a su embajador en Brasil el Sr. A. Iónin estudiar el tema

de establecimiento de relaciones diplomáticas directas con las más importantes de las repúblicas de la

América del Sur. Así, 22 de octubre de 1885, se entablaron las relaciones diplomáticas con Argentina

que correspondía en todos los aspectos, según los diplomáticos rusos de aquel entonces, a la categoría

los países más importantes.

Durante un siglo y medio de nuestras relaciones sucedieron muchos eventos. Se trata de la emigración de

los ciudadanos del Imperio Ruso a la República de Argentina la Declaración de los Presidentes Dmitri

Medvédev y Cristina Fernández es muy explícita al respecto: Cabe destacar la impronta de aquellos

integrantes del pueblo ruso que se trasladaron, a mediados del siglo XIX, al territorio de la República

Argentina, y contribuyeron a la formación de la Nación argentina y al desarrollo de su economía,

cultura, costumbres y tradiciones (agreguemos sólo que, según algunas fuentes, a fines del siglo XIX a

principios de siglo XX  las personas de origen ruso constituían una quinta parte de la población de

Argentina). Se trata de los intentos fracasados de Argentina a entablar un diálogo con el Gobierno

Provisional de Rusia después de la Revolución de Febrero de 1917, que resultaron en la congelación de

las relaciones entre nuestros países hasta el año 1946 cuando general Juan Domingo Perón propuso

restablecer los lazos diplomáticos con la Unión Soviética. El siguiente período fue marcado más por

logros comerciales que políticos; nuestros países, pues, pertenecían a dos polos ideológicamente

opuestos (para ser correcto en el aspecto histórico, nos remitimos a la doctrina de la seguridad

nacional de los gobiernos argentinos de facto y el liderazgo soviético en el movimiento comunista

internacional). Me limito a mencionar que el intercambio comercial soviético - argentino llegó a su auge

a principios de los ochenta: casi USD 3 mil millones de dólares y consistía, principalmente, en la

importación de cereales argentinos.


Llegó el siglo XXI. La época de la confrontación ideológica pasó a la historia. Rusia y Argentina de hoy

son estados democráticos de derecho, pertenecen al grupo de los líderes mundiales que forman el Grupo de

los veinte países financieros. Si bien es cierto que el comercio mutuo aún no ha llegado a aquel número

anhelado, ya se acercó, en el 2008, a dos mil millones de dólares americanos. También se ha cambiado la

nomenclatura del comercio, pues, Rusia de hoy  no es importador, sino neto-exportador de los cereales.

El diálogo político entre nuestros países adquirió una intensidad sin precedente y ha formado una parte

integrante de las relaciones ruso-latinoamericanas en pleno desarrollo. Ambas partes reiteradamente

destacaron su satisfacción con el carácter constructivo y confidencial de la interacción política de

nuestros estados basada en la coincidencia o similitud de enfoques a la mayor parte de los problemas

internacionales. Cabe mencionar que los contactos políticos entre nuestros países se desarrollan a nivel

de todos los poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.


Indicaremos a continuación algunos de ellos que tuvieron lugar en los últimos años a un alto y altísimo

nivel. Es el encuentro de los presidentes Vladimir V. Putin y Néstor Kirchner en la cumbre de los

líderes mundiales durante la sesión de aniversario de la Asamblea General de la ONU del 15 de septiembre

de 2005, la visita oficial de la Presidente de la República Argentina Cristina Fernández de Kirchner a

la Federación de Rusia el 10 de diciembre de 2008, la visita oficial del Presidente de la Federación de

Rusia Dmitri Medvédev a la República Argentina el 14 de abril de 2010. En el 2006, fue la visita oficial

del Sr. Mijaíl. E. Fradkov, el Primer Ministro de la Federación de Rusia de aquel entonces. En octubre

del año 2008, el Sr. Nikolai P. Patrushev, Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia visitó

Argentina. Durante los últimos años el Canciller de Argentina Jorge Taiana visitó Moscú dos veces (en

octubre de 2006 y en setiembre de 2008) y el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia Serguéi V. Lavrov

hizo una visita oficial a Buenos Aires en el 2007.


Quisiera señalar la diplomacia parlamentaria la cual forma una importante parte integrante del diálogo

político entre Rusia y Argentina. En abril del año 2005, Vicepresidente de la República Argentina,

presidente del Senado del Congreso de la Nación Argentina Daniel Scioli llegó a Rusia con una visita

oficial encabezando una delegación de parlamentarios argentinos. La delegación del Consejo de la

Federación visitaba Argentina en mayo de 1994, setiembre de 1997 y en mayo de 2000. El año 2010 se

produjo la visita a Argentina del Presidente del Consejo de la Federación de la Asamblea Federal de la

Federación de Rusia Serguéi M. Mironov. Vienen desarrollándose las relaciones a nivel de las cámaras

bajas del poder legislativo. En marzo de 2005 se realizó la visita de la delegación de la Duma Estatal

de la Federación de Rusia encabezada por el vicepresidente Vladimir A. Pekhtin. En noviembre de 2006,

Argentina recibió una visita de la delegación del Comité de Asuntos Agrarios de la Duma Estatal

encabezada por el vicepresidente del Comité el Sr. A. N. Khairulin. En septiembre de 2007, Rusia fue

anfitriona de la delegación de la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación Argentina encabezada por

la primer vicepresidente Patricia Vaca Narvaja, y en noviembre de 2008, en Argentina estaba el

presidente del Comité de los Asuntos Internacionales de la Duma Estatal el Sr. K.Y. Kosachev. Del 11 al

14 de noviembre de 2008, tuvo lugar la visita del Grupo de la amistad de la Cámara de Diputados del

parlamento argentino a Rusia.  


En los años 2006 y 2007 el presidente de la Corte Superior de Rusia el Sr. V.M. Lebedev recibía a sus

colegas en Moscú, y personalmente visitó Argentina dos veces para intercambiar experiencias en el ámbito

de la perfección del trabajo del sistema judicial, y el 10 de diciembre de 2007 en calidad del

representante del Presidente de la Federación de Rusia participó en la ceremonia de toma de mando de la

Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, a quien entregó la comunicación oficial de

Vladimir V. Putin.


Los contactos de la línea estatal incluyen la participación activa de las autoridades locales: de los

gobernadores de las provincias argentinas y los dirigentes de las unidades administrativas de la

Federación de Rusia. De los últimos eventos de ésta serie se destaca la visita del gobernador de San

Petersburgo la Sra. Valentina I. Matvienko a Buenos Aires y Mar del Plata en abril de 2010.


El referido intercambio intensivo de opiniones en las líneas de todos los tres poderes sustentado por

los ponderables índices del comercio y proyectos en el campo económico, permitió a las partes iniciar

una negociación concreta para establecer las relaciones de una asociación estratégica. La respectiva

decisión se adoptó en el encuentro de alto nivel en diciembre de 2008 en Buenos Aires que implicó la

profundización del diálogo ruso-argentino en torno de los temas internacionales, el desarrollo de las

relaciones bilaterales multifacéticas, y, en general, todo lo que haya permitido impulsar la

colaboración entre ambos países.


Ocupando el cargo de embajador de Rusia en Argentina, yo, por supuesto, estaba plenamente involucrado,

igual que mis colegas diplomáticos, en el proceso de preparación de la base substantiva que permitió a

nuestros líderes abordar el tema del establecimiento de una asociación estratégica. Dicho trabajo contó

con un interés recíproco de parte de la administración de la Cancillería de Argentina y la colaboración

personal del Canciller el Sr. Jorge Taiana. La preparación del proyecto de la Declaración conjunta de

nuestros Presidentes se avanzaba a grandes pasos, donde se puntualizó que la asociación estratégica

entre Rusia y Argentina se basaba en tanto las tendencias políticas como los valores éticos y culturales

comunes que se habían derivado del reconocimiento del papel de la ONU como un foro clave para solución

de los problemas principales del mundo multipolar naciente y de que la plena observancia de las normas

del derecho internacional es imperativa.


La voluntad política del fortalecimiento del diálogo bilateral de los jefes del gobierno se expresó en

una comisión concreta que éstos habían encargado a sus cancilleres: elaborar un plan de acción de

establecimiento de las relaciones de asociación estratégica entre la Federación de Rusia y República

Argentina.


El 23 de septiembre de 2009, el referido Plan de Acción fue firmado por Serguéi V. Lavrov y Jorge Taiana

en su encuentro consecutivo en la sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. El Plan se

convirtió en una especie de hoja de ruta a plazo medio habiendo trazando las metas realistas y

concretas en el ámbito de la interrelación política, cooperación económica y comercial, inversionista,

científico- técnico, técnico-militar; en el campo de altas tecnologías, en la esfera de la orden

pública, en el campo de cultura, educación, deporte y turismo, contactos interpersonales, entre las

unidades administrativas de la Federación de Rusia y las provincias de Argentina. El punto de partida

para la aplicación de estos esfuerzos es que nuestros países coinciden en la actualidad de la formación

de la arquitectura multipolar del sistema de relaciones internacionales. Según la Presidente de

Argentina Cristina Fernández, se trata de la formación de un nuevo orden mundial, sobre el surgimiento

de nuevos jugadores globales. Y destacó que estaban muy contentos de que en su región, en América del

Sur, estas fuerzas crecían, y se iba expandiendo la presencia de los jugadores globales, los cuales

tenían mucha importancia, particularmente, de un país como Rusia con su rica historia.


De esta manera, nuestros países demostraron que habían entrado a la etapa de transición, desde la

constatación de las coincidencias en las posiciones a pasos coordinados para promocionar los intereses

comunes con la finalidad de fortalecer el derecho internacional, aprobar acciones conjuntas, reducir los

factores de fuerza en los asuntos mundiales, prevenir la escisión del mundo según el criterio

civilizacional.


Concluyendo su visita oficial a Buenos Aires en abril 2010, el Presidente Dmitri Medvédev dijo las

siguientes palabras las cuales podía haber puesto como epígrafe pero las guardé para terminar éste

pequeño ensayo: Rusia ha regresado a América del Sur... Consideramos que acá viven nuestros amigos, acá

viven personas allegadas a nosotros.

    ESPAÑOL
Copyright © 2005